METODO TERAPEUTICO, ESTRUCTURA Y ACTIVIDADES


 La Comunidad Terapéutica Profesional San Camilo está basada en el Sistema DayTop Village. Es una modalidad de tratamiento residencial para la rehabilitación de pacientes afectados por el abuso en el consumo de drogas y/o alcohol, de personas con diversos trastornos: alimentarios (anorexia y bulimia), de conducta y con cuadros psiquiátricos.

 Opera como Comunidad Abierta, con internación, supervisión psiquiátrica y reinserción laboral, educacional y social. También Cerrada para pacientes "Duales".

 No se rechazan pacientes y si bien existe un estándar metodológico para el tratamiento, éste no se transforma en un modelo rígido para los internos, ya que la estructura se adapta y personaliza a las características y necesidades de cada paciente que ingresa.

 La Comunidad funciona en un predio en Villa Luján (Derqui) El Campo en un casco de estancia de cuatro hectáreas.

 La Fundación está protegida por un sistema de emergencia médica las 24 hs.


  Modalidad de InternaciOn. ReinserciOn y Ambulatorio

FUNDAMENTOS DEL PROGRAMA

 El tratamiento se realiza en base residencial (internado) y alrededor y para neutralizar, dos variables: la impulsividad (rasgo asociado a la adicción) y la anosognosia (enfermedad que consiste en no tener conciencia del mal que se padece) (no se logra tomar conciencia de la enfermedad).

 El objetivo fundamental es lograr en el paciente y en su red de contención, la aceptación de la adicción como una enfermedad y entender que es crónica, progresiva y tiene probabilidades de llevar a la muerte u otras calamidades. Que como cualquier otro mal crónico es incurable y lo máximo esperable es su contención, tal como la diabetes, la hipertensión o la arterioesclerosis.

Que además de crónica es adquirida y que fueron conductas del ahora enfermo las que lo llevaron a tal condición. El método del tratamiento considera básico que el paciente identifique y admita como propias esas conductas asociadas a la enfermedad, para evitarlas y cambiarlas por otras que lo acerquen a un estilo de vida sano.

La hipótesis es que si el paciente y la red entienden todo esto, pueden dejar de sentirse culpables o culpar al otro por la enfermedad.

 El paciente y su entorno, llegan a la instancia de la internación en estado más o menos caótico. Al caos inicial se lo confronta proponiendo orden. En tal sentido la jornada en la comunidad tiene normas y pautas a las que deberá adaptarse, controlando los impulsos y el egocentrismo.

Se ordena el tiempo. Cada actividad tiene su momento en el día y en la agenda semanal. También, se ordena el espacio y su utilización personal y comunitaria.

Se llama Estructura a este orden, que quiebra el caos interno del paciente y lo estimula / invita / obliga a integrarse, como tarea previa que lo lleve a recuperar su lugar en el afuera.

El propósito es que el paciente se comprometa y sostenga la estructura del día, luego la de la semana y también la de su tratamiento. Entonces, podrán ponerse objetivos de largo plazo y planificar su vida. Por eso, la Estructura.

 El tratamiento se divide en fases. Tiene un abordaje psiquiátrico individual según la gravedad de cada caso; cuando es necesario con contención médica farmacológica permanente.

 No es un objetivo la permanencia indefinida de los adictos en la Comunidad. Una vez que el paciente cumple el período de internación pasa a la fase de Reinserción Social y luego al Ambulatorio en un ámbito abierto. El tratamiento en sí termina con seguimientos programados.

 Según la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, un factor crítico de éxito para el tratamiento y la recuperación, es la retención del paciente y opinan que el tratamiento coercitivo puede ser efectivo. En este sentido la Comunidad tiene índices de retención superiores a los normales y los correspondientes a la recuperación y el mantenimiento de la abstinencia, están dentro de los estándares reconocidos para la actividad.

 La duración aproximada de todo el tratamiento es de 24 meses. El objetivo es lograr Rehabilitación y Reinserción, brindando recursos sociales, humanos y laborales, para que el paciente pueda empezar una nueva vida y su adaptación psicológica y social.


ADMISION E INGRESO

 Los pacientes ingresan y a partir del primer día comienza su adaptación. Una vez incorporados y aprendidas las normas comunitarias (admisión), entran al Sistema Comunitario en sí.

 La admisión e ingreso de un paciente se hace según un procedimiento al efecto y para cumplir con la Ley Nacional de Salud Mental (Ley Nº 26.657)
Por ley, no se necesita una orden judicial previa para la internación, basta la orden médica, el consentimiento familiar, y una evaluación y un diagnóstico interdisciplinario e integral, que justifique la internación, firmado al menos por dos profesionales del servicio donde se realiza la internación, uno de los cuales debe ser necesariamente psicólogo o médico psiquiatra.

 Al ingreso se le reciben la documentación y las pertenencias. Se realiza una entrevista con los familiares y/o el paciente, con un psicólogo de la institución, y se documenta la historia de vida, haciendo hincapié en los primeros indicios y síntomas de la enfermedad, que se denomina anamnesis.
Se elabora el protocolo de admisión registrando datos personales y de contacto, e incluyendo “un consentimiento informado” (oficio legal) en donde se informan al Juzgado de Familia local el conocimientos y la aceptación de la internación del paciente para tratarlo por su adicción.


LOS PRIMEROS DIAS

 Los primeros días de una internación se caracterizan por la crisis del paciente ante la nueva realidad. Vive plena la angustia de sentirse solo y se supone que “toca fondo”.

Entonces, la herramienta terapéuticas que se aplica es que tome conciencia de la situación (estoy aquí), de enfermedad (por qué estoy aquí), de los defectos de carácter que facilitaron la enfermedad, y del proceso de recuperación (qué necesito, a qué me comprometo para hacerle frente a la enfermedad).

 Como parte del inicio del tratamiento y de convivencia en la comunidad, se le asigna un “hermano mayor” (compañero con más tiempo de tratamiento), quien lo introduce al “grupo” (el resto de los pacientes) y lo asiste en la adaptación


FAMILIA Y RED DE CONTENCION

El adicto desea consumir igual que antes de la internación y para ello utilizará cualquier medio: victimizarse, victimizar, mentir, confundir, desafiar, amenazar.

De allí surge un primer abordaje terapéutico para con las familias y la red de contención: hacerlos tomar conciencia de qué es y cómo funciona la adicción, y previniéndolos de las estrategias que usará el paciente para quebrar el vínculo entre la institución y la familia.

Una de las principales estrategias es repetir y concientizar, que el tratamiento es una acción sostenida por tres partes: la institución, el adicto y su red. Si institución y red, arman una alianza positiva y sólida, ésta se convierte en un límite que la enfermedad no logrará traspasar.


REGLAS PARA LA RELACION CON LA RED

Durante la entrevista inicial se informa a la familia y a los miembros del entorno, algunas normas que se aplicarán durante el tratamiento (contactos telefónicos, visitas, salidas) y el régimen de comunicación entre la familia y la institución.

Se acuerda con los familiares que deben asistir a las reuniones multifamiliares en donde se trabajan temas relacionados con la adicción y su tratamiento, y se les instruye en herramientas de ayuda para facilitar el paso de “familiar a red de contención”. Igualmente se establecen las reglas para el caso que se decida interrumpir el tratamiento y externar al paciente.


  Sistema TerapEutico

 El sistema terapéutico se basa en la Comunidad Terapéutica Profesional que consiste en una modalidad de tratamiento residencial, en un medio altamente estructurado a través de un sistema de presiones artificialmente provocadas, con roles, reglas y normas, que deben ser cumplidas por los residentes. El residente actúa su patología frente a sus pares quienes le servirán de espejo para afrontar las consecuencias sociales de sus actos.

 La Comunidad Terapéutica Profesional es un modelo de organización bastante similar al familiar; la familia se caracteriza por la cualidad y el compromiso afectivo de sus miembros. En ella trabajan personas que independientemente de sus jerarquías, roles y funciones, están comprometidas afectivamente, pero desplegando ese afecto siempre en el marco del amor responsable.

El amor responsable es el amor con límites, en consecuencia, se le dará al otro lo que es bueno para él y no lo que pida y, por lo tanto, al aplicarlo se deberá estar preparado para tolerar y aceptar bronca, incomprensión y hasta rechazo. Sobre esta forma de amor se articulan gran parte de las estructuras que hacen a su esencia.


  HERRAMIENTAS Y ELEMENTOS METODOLOGICOS

 El programa se desarrolla mediante la aplicación de las herramientas y los elementos metodológicos que se detallan a continuación.

Tareas comunitarias
 Un importante aspecto del tratamiento son las tareas comunitarias. El día en la comunidad comienza a las 0730 horas, cuando la población se levanta. Esa es la primera tarea comunitaria y actividad terapéutica de la jornada.

Otras son el baño, orden e higiene del cuarto, lavado de ropa, orden e higiene de la comunidad, cocina, servicios (que va desde poner la mesa hasta lavar los platos), mantenimiento y guardias (permitir que sus compañeros accedan a los espacios designados por estructura, evitar que transgredan esos espacios y trabajos complenetarios tales como: huerta, parquización, panadería.

Actividades terapéuticas
 Por definición metodológica cada momento del día tiene finalidad terapéutica.

La observación de la actitud del paciente al levantarse, su dejadez personal, el trato con los compañeros de cuarto, la ropa que elige, lo que dice en el grupo, o lo que dice que está dispuesto a hacer, sirven de evidencias de la enfermedad y orientaciones para el tratamiento.

Otra actividad es el confronto, mediante un encuentro cara a cara le muestra al paciente la realidad de cómo es y no cómo pretende que es, o que cree que es. Le muestra el deber ser y el camino para alcanzar ese objetivo. El confronto se usa en diversos espacios terapéuticos.

Terapia individual
 Los pacientes cuentan con terapia individual. Cada paciente desde su ingreso y mientras dure su tratamiento, cuenta con un terapeuta para terapia individual, que se realizará de una vez a la semana y con una duración de entre 30 y 45 minutos.

Multifamiliar
 Considerando el papel que tiene la red de contención en el éxito del tratamiento es que el programa contempla las reuniones multifamiliares. Son un espacio de encuentro para trabajar consignas referentes a la relación familiar, a aspectos típicos de la adicción, conductas, actitudes, límites y de la red de contención. Se realizan mensualmente, participando los pacientes con sus familiares en un mismo espacio y son conducidas por los terapeutas.

Consejerías
 En el mismo sentido ocurren las consejerías realizadas, eventualmente, para trabajar distintos aspectos que van surgiendo durante el tratamiento. Se llevan a cabo entre el paciente y algún familiar o referente positivo, coordinadas por los terapeutas individuales de cada paciente

Grupos
 Los Grupos son una componente fundamental de la terapia y del éxito del tratamiento. Durante cada jornada se desarrollan variados en objetivo y modalidad. Igual importancia tienen los distintos Talleres que se realizan como parte de las actividades en los ámbitos operativos de la Comunidad.

 El programa comprende la realización de diversos grupos terapéuticos con propósitos específicos y que tienen una duración de entre 90 a 120 minutos. Pueden ser diarios o semanales.

Los principales grupos terapéuticos diarios son: Apertura (al comenzar el día); Solo por Hoy y Libro Azul (siguiendo los textos de Narcóticos Anónimos); Cierre (al final del día) y Juegos, que sucede luego de la cena y antes de ir a dormir. Tiene como finalidad no solo la recreación y sino también de estimulación para la recuperación de funciones cerebrales específicas (neurocognitivas).

Entre los principales grupos terapéuticos semanales están los Grupos de fase que son: Admisión (logro de la adaptación del paciente y compromiso con el tratamiento; Fase I (conductas y los doce pasos de Narcóticos Anónimos); Fase II (aspectos vinculares y red de contención) y Fase III (estrategias y tácticas de reinserción social, educacional y laboral, y prevención de recaídas.)

Otros grupos de frecuencia semanal son: Dinámico (emociones del paciente hacia otros); Convivencia (armonía en el ámbito en donde transcurre el tratamiento); Rehabilitación Neurocognitiva (recuperación y consolidación de la atención, la memoria y las funciones ejecutivas); Reconocimientos (valoración del sostenimiento de actitudes positivas y de valores espirituales de Narcóticos Anónimos y Alcohólicos Anónimos).

Actividades complementarias

 También se desarrollan actividades complementarias, tales como: Taller de Arte (se trabajan técnicas que tienen por finalidad el desarrollo de habilidades y que activan atención, concentración, constancia y aportan en la recuperación neurocognitiva. Son dirigidas por una profesora de arte); Educación Física (esta actividad la realizan dos veces a la semana y son dirigidas y coordinadas por tres profesores de educación física).

La Fundación está protegida por un sistema de emergencias médicas las 24 hs.


  FINAL DEL TRATAMIENTO

Cumplida la reinserción social y laboral y/o educacional, los pacientes son externados o promovidos a tratamiento ambulatorio. En tal caso, pasan en comunidad a lo sumo una o dos noches por semana, asistiendo a grupos y terapia individual. Al pasar a la externación o ambulatorio, se les asigna una fecha para el final del tratamiento, que recibirá si logra cumplir con los objetivos acordados para esta última fase.

Si bien la adicción es una enfermedad crónica que no tiene cura y necesitará diligente atención permanente, en algún momento el tratamiento llega a su fin, ocurriendo el alta del tratamiento y no de la enfermedad.
Conscientes de la complejidad de este paso del adentro de la contención al afuera del medio, se han diseñado actividades de apoyo y facilitación del proceso. Dichas actividades y condiciones son:

Pre alta del tratamiento

Aproximadamente con un mes de anticipación a las fechas previstas para el alta del tratamiento, en un grupo con sus familias, se les anuncia el alta futura y pasan al un dispositivo de pre alta.

Se han establecido objetivo terapéuticos para pacientes en pre alta tales como en continuar con sus beneficios y cumplir con las reglas de la Comunidad. Sus responsabilidades serán coordinar grupos y hacer acompañamientos de pacientes recién llegados. También, retoman el contacto diario con todos los integrantes del equipo terapéutico con el que iniciaron su recuperación.


Post alta del tratamiento

Se instrumenta mediante un dispositivo para los pacientes que reciben al alta del tratamiento y que se extiende durante 12 meses y consta de dos opciones: (1) el paciente asiste a la Comunidad una jornada (sábado o domingo de 0900 hs a 1800 hs) cada 15 días.(2) asiste a la Comunidad una semana por mes (0900 hs del sábado a 1200 hs del domingo).

En ambos casos: se le realiza control de orina, asiste a grupo y colabora con el Staff y da testimonio a las familias.
El dispositivo no es obligatorio, pero la asistencia muestra el compromiso del paciente con su recuperación. La ausencia será señal de problemas


  Sistema de ReinserciOn

 La Comunidad instrumenta una importante etapa de la rehabilitación: la reinserción social, que ocurre cuando el adicto en franca recuperación vuelve a su medio ambiente social. Se efectúa a través de instancias progresivas que el paciente va realizando.

 Para instrumentar esta etapa del tratamiento se cuenta con una estructura de orientación y seguimiento, que tiene las características, componentes y condiciones, necesarias para que los pacientes transiten la etapa de reinserción social y laboral, desde el conocimiento y el uso de las herramientas adquiridas como parte del  tratamiento.

Mediante este proceso los pacientes tienen la oportunidad de apreciar la libertad, el reconocimiento y la valoración personal que adquirieron desde su ingreso al programa y disponen de beneficios a cuidar, sostener y valorar en el afuera.


LA REINSERCIÓN SOCIAL

 La reinserción social se realiza por intermedio de llamadas telefónicas, visitas y salidas de distinto tipo.

Llamadas
 Si lo último que pierde el paciente al internarse es el contacto con su medio, lo primero que recuperará, luego de 30 días, será la llamada telefónica. Son monitoreadas y tienen una extensión máxima de 3 minutos.

Visitas
 Se prevé la existencia de visitas y salidas asociadas. A los 60 días, con la primer visita, recuperará el contacto físico con su gente y, si profundiza, su compromiso con el tratamiento avanza a las siguientes etapas: visita familiar en el Campo, salida con familia y acompañante por la zona, salida con familia y acompañante a la casa familiar, salida de dos días con familia a la casa familiar y por último, manejarse solo (el paciente viaja solo, con celular y dinero para viáticos desde la comunidad a su casa y viceversa).

Al finalizar las visitas las familias completan un cuestionario en el que se informa de cómo se desarrolló el encuentro.

Salidas
 Las primeras salidas a la casa familiar ocurren, probablemente, con la compañía de otro paciente con más tiempo de tratamiento.

Hasta que recibe el beneficio de manejarse solo, el paciente debe estar en todo momento acompañado por algún integrante de la red que debe administrar algunas medidas restrictivas (uso de teléfono y de computadora; cumplimiento de horarios).

 En las salidas, paciente y familiares, se manejan según una hoja de ruta, que es un documento escrito y aprobado por el equipo terapéutico donde consta un itinerario de las actividades que el paciente puede y debe realizar, durante su salida.

 A partir de la primera salida en que el paciente pase una noche en su casa, debe asistir al grupo de Narcóticos Anónimos o de Alcohólicos Anónimos, más cercano, trayendo un certificado firmado de su asistencia.

 Al finalizar las salidas las familias deben completar un cuestionario en que informan cómo se desarrolló el evento (actitudes del paciente, temas tratados, cumplimiento de hoja de ruta).

Salidas solos
 La siguiente instancia de la reinserción social son las salidas solo. El paciente se maneja con celular y dinero para trasladarse de ida a su casa (o al lugar que se designe) y de vuelta a la comunidad. Mantiene prendido el celular en todo momento y debe consultar previamente cualquier cambio en la hoja de ruta.

Ya puede realizar llamadas telefónicas y usar la computadora. Un objetivo es comprobar el grado de compromiso con su recuperación. Es la última etapa de su reinserción social.

 También en este caso las familias deben completar un cuestionario que informa de cómo se desarrolló el espacio que compartió con el paciente.

LA REINSERCIÓN LABORAL/EDUCACIONAL

  El último paso del tratamiento es la reinserción laboral o educacional, que implica que el paciente pueda asumir un compromiso externo a la institución y fuera de esa red de contención, cumplirlo y sostenerlo, en tiempo y forma.

Tanto la reinserción laboral como la educacional se hacen en forma paulatina comenzando por un día para ir luego sumando días de acuerdo al desempeño del paciente.

La reinserción laboral de aquellos pacientes a los que se les haya otorgado licencia por enfermedad se hace acordando las pautas con el empleador.

LA REINSERCIÓN, EL SANO JUICIO Y EL PELIGRO DE LAS RECAÍDAS

 A través de la experiencia se ha podido determinar que en un gran porcentaje las recaídas ocurren en la etapa de “reinserción”.

Es por ello que el tratamiento pone especial énfasis en el manejo de esta parte del proceso. El objetivo es la recuperación del sano juicio del paciente que le permita reconocer sus defectos de carácter y con ayuda terapéutica transformarlos en virtudes y, por sobre todo, generar la posibilidad de poder pedir ayuda.

La hipótesis terapéutica es que teniendo conciencia de la enfermedad (que es un enfermo) y que luego de generar un cambio en su persona y su conducta, se enfrentará a la experiencia de volver a su casa, a su barrio y a sus viejas amistades. Allí estará expuesto a su pasado y es por ello que se trabaja en la conformación y el fortalecimiento, de una red de contención para preservarlo, acompañarlo y contenerlo, ya que de no ser así lo más probable es que recaiga en la adicción.

  SITUACIONES CRITICAS EN EL TRATAMIENTO

INICIO DEL TRATAMIENTO Y SALIDAS DE REINSERCION

El tratamiento tiene momentos críticos. El primero es en su comienzo, donde se opera para que la familia logre hacerse consciente de la enfermedad, entienda su responsabilidad en el proceso y, sobre todo, acepte depositar su confianza en el modelo terapéutico y sus ejecutores.

Otro momento crítico ocurre en las primeras salidas terapéuticas en las que el paciente está sólo con la red de contención. En este caso se opera para que todos los involucrados puedan manejar y neutralizar, la intención del adicto de tomar control de la situación, transgredir las normas acordadas y evitar que la transgresión sea informada. Frente a esta eventualidad existe un estructurado sistema de información y comunicación, de ida y de vuelta.

RECAÍDAS

El programa de la Comunidad considera y define pautas de manejo, para la eventualidad de que ocurran recaídas. Estas pueden ser en consumo y/o en actitudes de adicto/alcohólico y llevan siempre una medida terapéutica como consecuencia.

Medidas terapéuticas
La medida terapéutica, por lo general, representa la pérdida de algún beneficio contribuyente de la reinserción (llamadas, visitas, salidas, salidas laborales o educacionales, externación o ambulatorio, terminación del tratamiento,). Según la gravedad de la transgresión será la duración de la medida terapéutica.

La hipótesis es que, por lo general, la pérdida de beneficios hace que los pacientes se esmeren en revertir las conductas transgresoras, refuercen la apuesta y el sostén de los límites, se reenfoquen en el tratamiento. La medida terapéutica no tiene sentido o propósito de castigo.

Algunos ejemplos de medidas terapéuticas que se aplican son las siguientes: Paciente al servicio de la casa (tareas de mantenimiento, por lo general de limpieza); Trabajo escrito (redacta una monografía acerca de alguna actitud marcada o profundiza en algún paso del programa de Narcóticos Anónimos o Alcohólicos Anónimos); Paciente en reflexión (paciente en crisis, por lo general, a causa del síndrome de abstinencia y con actitudes agresivas o violentas; se lo retiene en su habitación, acompañado, hasta tanto logre revertir la actitud); Semana de reflexión (medida educativa que abarca a todos los pacientes en donde se suspenden llamadas, visitas y salidas terapéuticas. Se utiliza para profundizar la toma de conciencia de actitudes y conductas grupales asociadas con la enfermedad y detectadas previamente por el equipo terapéutico)

FUGAS

También el programa prevé las posibilidades ciertas que ocurran fugas. En tal sentido se implementan medidas para manejar esta situación tanto en el ámbito interno de la comunidad como también en relación con la red de contención.

Se acuerda una estrategia sólida entre la red de contención y la institución, que dejan en claro los pasos a seguir en caso de que el paciente se fugue durante una salida terapéutica.

  Recursos PsiquiAtricos y PsicolOgicos

 La Comunidad cuenta con un grupo de psiquiatras expertos en adicciones y patologías duales, un equipo multidisciplinario de psicólogos y operadores terapéuticos, quienes realizan terapias y supervisan a los pacientes.

  Servicios complementarios

 La Comunidad puede brindarle a los parientes y al ámbito cercano de afectos, servicios complementarios de apoyo para lograr contención y fortalecimiento emocional (terapias individuales y grupales, familiares y multifamiliares, vinculares, conyugales, y para hermanos y amigos).

Sin duda esto mejorará la participación en el tremendo esfuerzo que los adictos realizan durante la recuperación. Es una condición necesaria para el éxito del tratamiento y de la rehabilitación, un acompañamiento virtuoso, poco conflictivo y lo menos traumático posible.


  CONsENTIMIENTOs PARA LA INTERNACION

 Es frecuente que una familia padezca problemas de todo tipo generados por uno de sus miembros afectado por la drogadicción y/o el alcoholismo, sin encontrar el modo de ayudarse y/o ayudar al ser querido. La situación se complica porque el afectado suele negar su problema y se resiste a pedir ayuda y/o iniciar un tratamiento.

En estos casos muchos profesionales plantean que nada se puede hacer y dicen que sin el consentimiento del afectado ningún tratamiento puede iniciarse. Esa no es la idea de esta Fundación.

 El destino de los que padecen las consecuencias de las patologías asociadas al abuso de drogas y/o alcohol, si son abandonados a su suerte, suele ser trágico: enfermedad, ruina moral y financiera, cárcel, tormento cotidiano y aun muerte por sobredosis, accidente o agresión, alta peligrosidad para ellos mismos y para terceros.

La familia y su ámbito de pertenencia, no están necesariamente condenados al hartazgo, cansancio o desesperación y presenciar con patética impotencia la destrucción de un querido ser humano.

 El tratamiento en una Comunidad Terapéutica Profesional es la solución que aparece como posible y casi única y, dependiendo de las circunstancias, decidida con o sin el consentimiento del afectado.

 Por ley (Ley Nacional de Salud Mental - Ley Nº 26.657), la familia no necesita de una orden judicial previa para la internación, basta la orden médica y el consentimiento familiar expresado mediante un “consentimiento informado”, que es un oficio legal que se eleva al Juez de Familia zonal donde se consigna la voluntad de la familia de internar al paciente y que conoce y acepta la internación del paciente para tratarlo por su dependencia al consumo de sustancias

Para ello se podrá contar con un equipo especializado que lo retira de su domicilio y lo interna, salvaguardando su vida. No olvidemos que el abandono de persona es un delito.

 Según las disposiciones legales vigentes la internación de un paciente puede solicitarla, con el aval de un certificado médico y previa consulta a la defensoria pública local:

     esposo o esposa, no divorciados
     pariente de consanguinidad cercana
     ministerio de menores
     cónsul (en caso de un extranjero)
     cualquier persona del pueblo, frente al caso de manifiesta violencia

 Es un hecho comprobado que los pacientes internados de este modo terminan agradeciendo el gesto a sus familiares y reconociendo el que hayan sido capaces de percibir y escuchar el pedido de auxilio.

La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, opinan que el tratamiento coercitivo puede ser muy efectivo.



 
Sarmiento 2487 - Derqui, Pilar, Prov. de Buenos Aires, Argentina
Tel: 023044-88436 / 023044-88439
e-mail: fundacionsancamilo@outlook.com // fundsancamilo1@yahoo.com.ar // fundsancamilo@yahoo.com - Todos los derechos reservados